La magia estética de un tapete floral

La utilidad y funcionalidad de las flores para el ser humano es sorprendentemente extensa, ya que además de contribuir con procesos biológicos necesarios para la vida del ser humano, también se han utilizado para diversas actividades propias de la conducta humana. Las flores han sido utilizadas por las personas para expresar afecto, agrado o tributo hacia otro individuo, para ofrendar el descanso eterno de un ser fallecido, para adornar carruajes y carrozas típicos de ciertas fiestas, festivales o festividades, para embellecer algunas zonas o lugares en específico, etc. Uno de los usos más plausibles y gratificantes que las personas les han otorgado a las flores es la creación de arte con estos fantásticos elementos naturales, siendo la máxima expresión de este uso los tapetes florales.

Un tapete floral es una alfombra elaborada en la mayoría de los casos sobre el suelo o una superficie estable, la cual está fabricada con una gran variedad de flores de diferentes tamaños y colores, creando siluetas, diseños e imágenes con precisión y naturalidad. La creación de estos tapetes florales tiene una finalidad estrictamente estética y decorativa, por lo cual es común que los mismos sean realizados en lugares públicos o durante el transcurso de una feria conmemorativa a las flores.

Si se observa desde un punto de vista lejano, los tapetes florales parecen dibujos o pinturas elaboradas con materiales sintéticos, sin embargo, al acercarse al tapete florar se lograr captar la increíble textura del mismo, la cual denota la colocación de distintos elementos naturales y ornamentales de manera sincronizada para lograr crear un diseño único y fantástico. Los tapetes florales se han vuelto la atracción de muchos festivales y eventos relacionados con las flores y plantas ornamentales según indica Julieta, secretaria de Desatascos , quien asiste cada año al festival de flores que realizan en su ciudad para descubrir y admirar el nuevo motivo alegórico del tapete floral.

Preparar un tapete florar es una tarea titánica y laboriosa, puesto que se requiere el trabajo coordinado de más de 30 o 40 personas, de las cuales, algunos de estos individuos son alfombristas profesionales mientras que otros son voluntarios que decidieron contribuir con la creación de estas obras de arte. Dependiendo de la amplitud y extensión, cada tapete florar varia de la cantidad de tiempo necesario para su elaboración, puesto que, por ejemplo, un tapete de más de dos mil metros cuadrados tarda unas trescientas horas en confeccionarse.

Por último, vale la pena mencionar algunos de los distintos materiales necesarios para lograr elaborar un tapete florar de alta calidad, entre ellos destaca las ramas de árboles, la tierra negra, aserrín, tablas de madera, todo tipo de flores, etc. Los tapetes florales no solo deben ser de un tamaño y magnitud considerable, ya que, por ejemplo, es posible elaborar un pequeño tapete florar en el jardín de las viviendas, para ello se aconseja solicitar la asesoría de un alfombrista profesional quien tiene los conocimientos y experiencias necesarias para aconsejar y realizar las recomendaciones pertinentes para elaborar estas alfombras de flores.