¿Cómo cuidar tu arreglo floral en cualquier época del año?

Los arreglos florales son un detalle que siempre será bien recibido. Aunque suelen reservarse para ocasiones especiales, caen bien en cualquier momento. Y ni siquiera hay que preocuparse por la época del año, pues, aparte de que la naturaleza ha sido generosa y existen especies que florecen en las distintas estaciones, los avances en las técnicas de cultivo y el comercio global, permiten que casi cualquier flor esté disponible durange los 12 meses.

Y claro, cuando tienes un ramo desearías que durara el mayor tiempo posible. Hay algunos trucos que pueden ayudarte a conservar tus flores en perfecto estado. Si sigues estos consejos podrás disfrutar de ellas mucho más tiempo.

Lo primero será colocarlas en un jarrón con el agua necesaria para cubrir los tallos. No tienes que llenarlo a tope, un poco más arriba de la mitad será más que suficiente. Algunos expertos aconsejan dejar reposar el agua durante un tiempo para permitir que el cloro se evapore, antes de introducir las flores.

Luego, deberás recortar las puntas de los tallos, unos 2 cm. Es importante que realices el corte en diagonal, pues de esta forma podrán absorber mejor todos los nutrientes.

En el mercado podrás encontrar preparados especiales para asegurar que tu ramo reciba el sustento necesario, pero también puedes hacer una solución casera con una cucharadita de azúcar y el zumo de medio limón disueltos en agua. Repite el proceso cada dos días y verás cómo tus flores te lo agradecerán. Otro truco que da muy buenos resultados es añadirle al agua del jarrón un poco de limón o vinagre, pues el ácido desintegrará las bacterias que propician que se marchiten. Por esta misma razón hay quienes optan por disolver una pastilla de ácido acetilsalicílico en el agua.

Repite el corte de tallos con frecuencia, pues las flores se marchitan de abajo hacia arriba, es decir, el proceso comienza en los tallos y va subiendo hacia los pétalos; al eliminar el área final muerta, prolongarás la vida de tu arreglo.

Por otra parte, no puedes dejar al azar la ubicación de las flores. Debes evitar colocarlas cerca de frutas u hortalizas maduras, porque éstas producen etileno, el cual acelera el proceso de envejecimiento y las marchita. Tampoco debes exponerlas al humo del tabaco, ni colocarlas cerca de equipos electrónicos como televisores, ordenadores y otros, que desprenden calor y afectan la lozanía de tus flores.

Este es un tema al que debemos prestar especial atención. Tanto en invierno como en verano debemos proteger nuestro arreglo de los equipos de climatización.

Aunque las flores se conservan mejor en frío, la exposición directa a la salida de los aires acondicionados puede resecarlas y quemar sus pétalos. También debes evitar colocarlas donde reciban directamente los rayos del sol, como por ejemplo, junto a las ventanas.

En los meses fríos, manténlas alejadas de las instalaciones de gas, estufas y radiadores, pues una temperatura superior a los 20-22 grados las marchitará muy rápidamente.

Por último, si quieres secar tu ramo de flores frescas, para conservarlo por mucho más tiempo, conseguirás excelentes resultados si las colocas en un jarrón con dos dedos de agua, apenas cubriendo la parte inferior del tallo. Luego, rocía los pétalos con laca y espera que se sequen. Las flores se endurecerán ligeramente y tendrás un lindo arreglo que puede durar varios meses.